El apareamiento de los peces Betta
Normalmente, los peces Betta machos tienden a madurar sexualmente tres meses y medio después de su nacimiento. Algunos Bettas macho comienzan a desarrollar una especie de nidos de burbujas en el acuario en el que viven. Esta, es la señal de que están listos para aparearse. Las hembras utilizan estos nidos de burbujas para almacenar sus huevos.

Cuando comienza el proceso de apareamiento, las hembras van desarrollando unas marcas verticales a los lados de su cuerpo. Una vez que los peces Betta son sexualmente maduros y están listos para aparearse, lo siguiente que hay que hacer es colocarles juntos. Puesto que, habitualmente, son bastante agresivos entre sí, colocarles en el mismo acuario antes del apareamiento no es nada recomendable.

Cuando el macho se encuentra con la hembra por primera vez, él muestra su dominio, con una clara agresividad contra ella. Esto, es algo normal, pero debes asegurarte que ninguno de los dos termina mal herido en esta especie de ritual. Cuando la hembra está lista para desovar, pasará algún tiempo cerca del nido de burbujas. Durante este tiempo, el macho estará venga dar vueltas a su alrededor, tratando de envolver su cuerpo con el de ella.

Después de encontrar la posición adecuada para el desove, ambos se juntarán en una especie de abrazo que puede durar unos pocos segundos. Hacia el final, ambos podrás descender hasta el fondo del acuario. La hembra lanzará sus huevos y el los fertilizará y los colocará en el nido de burbujas, que suele estar en la parte superior. El macho debe quedarse guardando los huevos hasta que los peces nazcan ya que, a veces, las hembras intenten comérselos.