Diferencias entre perros y gatos
Muchas personas tiene dudas a la hora de elegir una mascota para tener en sus casas. Aunque se pueden buscar otras posibilidades (pájaros, peces, etc.) los animales más elegidos suelen ser los perros y los gatos pero, ¿qué diferencias hay entre unos y otros? Toma nota:

- Los perros vienen cuando los llamamos. Los gatos reciben el mensaje y, aunque algunos terminan acudiendo, normalmente se acercan cuando les apetece a ellos.

- Los perros pueden ser bañados cada cierto tiempo, los gatos se bañan ellos mismos.

- Si hay alguna urgencia en tu casa, por ejemplo un incendio, los perros ladrarán. Los gatos, directamente intentarán salir por alguna de las puertas o ventanas.

- Los perros te pueden traer las zapatillas o el periódico, los gatos te podrán traer alguna de sus “piezas”: pequeños ratoncillos, lagartijas, etc.

- Los gatos suelen dormir grandes siestas y si les despiertas para jugar, puede que no estén de mucho humor. Los perros suelen estar activos a cualquier hora. Aunque estén durmiendo la siesta, si le levantas para jugar con la pelota lo hará con mucho gusto.

- Con un cinturón especial para coches, los perros pueden viajar en la parte trasera de tu coche. Los gatos deben viajar en el interior de una caja especial para ellos.

- Cuando vuelvas a casa, tu perro se lanzará sobre ti y moverá el rabito de manera constante mostrándote su alegría. Los gatos, si salen a recibirte, te mirarán y simplemente te observarán.

- Cuando les regañes, los perros bajarán la cabeza y esconderán el rabo. Los gatos no suelen inmutarse. Podrán mirarte fijamente e incluso bostezar.