Consejos para reducir el estrés en gatos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

estres gatos
Como ya te hemos contado en anteriores ocasiones, al igual que las personas, los felinos pueden sufrir estrés, con síntomas que pueden ir desde el aumento de la agresividad hasta el exceso de maullidos. Además, este trastorno puede desencadenar en enfermedades como el asma, la cistitis o la alopecia.

Hace unos meses te explicamos las causas del estrés en gatos, pero hoy queremos ir un poco más allá y contarte cómo puedes aliviarlo. Eso sí, como bien dice el refrán, es mejor el remedio que la enfermedad. Por tanto, deberás prevenirlo en la medida de lo posible. ¿Cómo? Evitando todos los cambios que puedan ocasionarle estrés y, si estos son inevitables, adaptando el entorno para que se sienta seguro y confortable. Además, es necesario que respetes su naturaleza felina.

Detectar la causa del estrés

Si no has podido evitar que tu gato tenga estrés, entonces tendrás que remediarlo lo antes posible. El primer paso será detectar la causa del trastorno y eliminarla. Además, es importante que tu mascota pueda disfrutar de momentos de relax para superar su ansiedad. En este sentido, es buena idea que le dediques caricias y le masajes en un lugar tranquilo de tu hogar. De esta manera, le estarás demostrando tu cariño.

estres gatos1

Ejercicio y juego

Por otro lado, para ayudarle a reducir el estrés, tendrás que proporcionarle lugares en los que pueda ejercitarse y jugar. Es más, deberás buscar un rato al día para jugar con él e, incluso, crear una rutina de juego. Además, es recomendable que el felino cuente con una zona privada lejos de ruidos y con lugares elevados en los que pueda resguardarse.

Feromonas

Para terminar, queremos comentar que es esencial proporcionar al animal una alimentación adecuada y tener rascadores en casa para que pueda liberar feromonas y, así, sentir felicidad y tranquilidad. Además, en el mercado es posible encontrar feromonas artificiales, además de flores de Bach, cada vez más utilizadas para controlar los estados emocionales de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *