Conmovedora despedida de una jirafa a su cuidador, enfermo de cáncer

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Jirafa y su cuidador
Conmovedor y emotivo. Con estas palabras podríamos definir la escena que vivieron los trabajadores del zoológico Diergaarde Blijdorp de Rotterdam, en Holanda, cuando uno de sus empleados pudo despedirse de sus compañeros y de los animales que cuidó en el parque, a pocas semanas de morir a causa de un cáncer terminal.

Como puedes imaginar, la llegada de este enfermo terminal en camilla provocó un momento triste, lleno de lágrimas y abrazos. Pero no creas que los únicos que recibieron a Mario con todo su cariño fueron sus compañeros. Los animales también querían despedirse de él, especialmente una jirafa que había cuidado durante casi toda su vida adulta. ¿Quieres saber más sobre esta conmovedora historia? A continuación te damos todos detalles.

Un tierno beso

Mario, de 54 años, solicitó al hospital en el que está internado que trasladaran su camilla al zoológico en el que trabajaba como empleado de mantenimiento hasta caer enfermo. Una vez en el hábitat de las jirafas del zoo, centro de su vida laboral, una de ellas se acercó a él y, agachando la cabeza, le dio un tierno beso.

Jirafa y su cuidador1

Ambulance Wish Foundation

El deseo de Mario, que es discapacitado psíquico, de volver a ver a los animales que había cuidado durante tanto tiempo, fue concedido por la fundación Ambulance Wish Foundation, que se encarga de hacer realidad aquello que las personas con enfermedades terminales desean. En este caso, según afirmó Kees Veldboer, quien transportó al trabajador en ambulancia hasta el zoo, se trató de un momento realmente mágico:

El animal sintió que las cosas no le iban bien, que le sucedía algo malo. Fue un momento muy especial.

Una sensibilidad especial

La historia de Mario y la jirafa vuelve a demostrar una vez más que los animales tienen una sensibilidad especial, además de ser más inteligentes de lo que nos creemos. Casos como éste o muchos otros, como el del Golden Retriever que adoptó un gatito al ser rachado por su madre, demuestran que merece la pena tener un animal de compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *