Cómo reconocer a un perro maltratado

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+2

detectar perro maltratado
Lamentablemente, el maltrato animal sigue siendo un problema social grave en nuestro país (solo hay que ver la cantidad de fiestas populares en las que se tortura o se mata a algún animal que se celebran a lo ancho y largo del territorio). Pero más allá de las “tradiciones”, también son muchas las mascotas víctimas de malos tratos. Preocupan especialmente los casos de canes destinados a la caza. Afortunadamente, los casos de maltrato a un perro pueden ser castigados por la ley en España.

Lo que hoy queremos hacer es explicarte los síntomas más comunes de los canes que sufren malos tratos. De esta manera, te resultará más fácil detectar algún caso y, si puedes, denunciarlo. Además, sabrás a lo que te enfrentas si decides adoptar a un perro que ha pasado por esta situación.

Secuelas psicológicas

En primer lugar, es importante tener en cuenta que los perros que están siendo o han sido maltratados presentan algunas secuelas psicológicas como, por ejemplo, la desconfianza. Estos canes también suelen tener una actitud depresiva, mostrándose tristes e inactivos. De hecho, los canes que han sufrido malos tratos suelen mostrarse recelosos cuando se les propone jugar. Incluso, en algunos casos pueden tener signos de miedo. Además, los perros que han sido maltratados suelen sufrir ansiedad por separación al ser adoptados por una nueva familia.

detectar perro maltratado1

Reacciones adversas

Dentro de las secuelas psicológicas también debemos hablar de las reacciones adversas que los canes maltratados pueden tener ante determinados gestos u objetos: una mano levantada, una escoba, una fregona, un periódico, un palo… Si el animal ha sufrido maltrato, puede que ante estas situaciones se asuste, se encoja, corra, se esconda, gruña o ataque.

Secuelas físicas

Por supuesto, también podrás detectar a un perro maltratado buscando señales en su cuerpo: heridas, cicatrices, lesiones, ausencia de pelo, llagas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *