Cómo hacer una casa para perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Todo perro que no pueda dormir adentro con sus dueños necesita una casa, sobre todo ahora que está a punto de comenzar el invierno. Por supuesto, puedes comprar una en alguna tienda de animales, en grandes almacenes o en tiendas tipo ferreterías, pero como la economía no da para mucho últimamente, también puedes optar por crearla tú mismo.

Hoy en Animal Mascota vamos a explicarte cómo construir la caseta para tu perro de forma sencilla para que a partir de ahora no tenga que dormir en la intemperie. ¿Preparado?

Medidas

En primer lugar, debes tener en cuenta que el espacio debe ser lo suficientemente grande como para que tu mascota pueda girar dentro, aunque también es importante que sea lo suficientemente pequeña para que con su cuerpo tempere el ambiente. Así, lo ideal es que, de largo, haga 1 ½ veces el largo de tu perro sin incluir la cola; de ancho, ¾ partes el largo del perro sin incluir la cola; de altura, aproximadamente ¼ más alto que la altura del perro hasta la cabeza; y, por último, de apertura, unos 6 cm más ancho que la medida entre los hombros del perro.

Materiales

En cuanto a los materiales, te recomendamos usar planchas de MDF o terciado marino para la base, los muros y los paneles de cubierta. Por razones de higiene es necesario que el interior esté pintado o cubierto con varias capas de barniz. Además, es mejor que cortes las piezas con sierra eléctrica o que las compres ya dimensionadas. Podrás unir los paneles con puntas y cola fría o con tornillos.

La construcción

Una vez tengas el material, aísla la parte inferior de la base con una plancha de polestireno para que el animal no pase frío en inverno e instala sobre la base una especie de colchón. En cuanto a los muros, los paneles frontales y laterales pueden ser pintados con óleo o esmalte sintético. Además, es aconsejable añadir bordes de madera pintada.


También puedes revestir el exterior con tablas machihembradas, protegidas con barniz claro o pintura. Por último, deja el techo removible para que su propio peso lo mantenga en su posición, asegúrate de dejar alero por todo los lados para proteger las paredes de la lluvia y reviste los paneles de cubierta con tejas asfálticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *