Cómo enseñar a tu perro a tumbarse
Dentro de las órdenes básicas que debemos enseñar a nuestro perro, además de sentarse o de detenerse cuando se lo digamos, es importante también enseñarle a tumbarse y a que se mantenga tranquilo en esa posición el tiempo que le indiquemos.

De este modo mejoraremos la convivencia con nuestra mascota y podrá estar junto a nosotros incluso en situaciones en las que tendríamos que apartarlo, como cuando estamos con personas que tienen miedo de los perros, en reuniones sociales, etc.

Para comenzar, ordenaremos a nuestra mascota que se siente, enfrente de nosotros. Cogemos una golosina y dejamos que el perro la huela. A continuación, bajamos despacio la golosina hasta el suelo. El animal seguirá el movimiento con el hocico. Cuando sus codos toquen el suelo o se acerque a la postura de tumbado, debes felicitarle y animarle, para evitar que el animal se canse y se desmotive. No olvides darle la golosina como premio.

Poco a poco lograrás que el animal se tumbe con ver tu mano. Entonces debes introducir la orden verbal, “¡Túmbate!, para que el perro la asocie y nos obedezca.

Si no logras que se siente, puedes hacerlo estando el perro de pie. Para ello debes enseñar la golosina a tu perro, cerrar la mano y ponerla en el suelo. El perro intentará conseguirla y cuando se agache un poco, se la damos como premio, de forma que logremos que poco a poco se vaya tumbando más, hasta que lo haga totalmente.

Recuerda que en este entrenamiento, como en cualquier otro, debes tener paciencia y permitir al animal que siga su ritmo de aprendizaje, sin agotarlo ni enfadarte. De ese modo, para tu perro será como un juego que le divertirá y estimulará su mente.