Causas del mal olor en perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

mal olor perros
Si tienes o has tenido un perro alguna vez en la vida sabrás que estos animales huelen. De hecho, una de las principales quejas de los humanos que conviven con perros es el mal olor de estos. Sin embargo, es importante saber diferenciar entre los diferentes efluvios corporales del animal.

Hoy en Animal Mascota te hablamos de las diferentes causas que pueden provocar el mal olor en perros. ¿Te apetece acompañarnos?

Un tipo de comunicación

Lo primero que hay que tener en cuenta es que todos los canes emiten secreciones corporales para comunicarse con el resto de animales que, lógicamente, huelen, pero que no tienen que preocuparnos. Eso sí, se trata de olores que son más evidentes en la zona de las orejas, el ano y las almohadillas.

Aseo

Más allá de las secreciones corporales del perro, debes tener en cuenta que una de las causas del mal olor en perros suele ser la falta de aseo. Así, debes tener en cuenta que debes bañar a tu perro una vez al mes como mínimo. Además, es importante que cepilles al animal frecuentemente, ya que el pelo acumula sustancias que pueden generar olor. De la misma manera, será necesario que le proporciones al perro la higiene bucal necesaria para que no se cree sarro ni enfermedades.

mal olor perros1

Enfermedades

Por otro lado, debes tener en cuenta que determinadas enfermedades también generan mal olor en los perros, especialmente las relacionadas con la piel, así que es muy importante que estés alerta. Las otitis también puede causar mal olor, así que no dudes en acudir al veterinario si notas un desagradable y fuerte hedor en esta zona. Además, debes saber que las medicinas hacen que el olor corporal natural del animal sea más intenso.

Otras causas

Hay otras muchas causas que pueden hacer que tu perro huela mal, como que tenga las glándulas anales muy olorosas o que haya soltado una flatulencia. Eso sí, deberás tener en cuenta que si las flatulencias de tu can son demasiado malolientes o muy frecuentes, pueden deberse a una dieta pobre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *