Características del San Bernardo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


El San Bernardo tiene su origen en el Tíbet y es una de las razas de perro más conocidas en todo el mundo. En sus orígenes fueron adiestrados para colaborar en la búsqueda de montañeros perdidos, habiendo pasado a la historia Barry gracias a haber salvado a más de 40 montañeros el siglo pasado. Es un perro con los hombros musculosos, la cabeza maciza, el lomo ancho y la cola alta.

Su color puede ser anaranjado, caoba, rojo o blanco, teniendo siempre parches de colores por todo el cuerpo y que suelen ser de blanco brillante en la cara. También suele tener blanco en el pecho, las patas, el cuello y el hocico, y algo negro en las orejas y la cara. Su pelaje es denso y corto, y los machos miden al menos 70 cm, mientras que las hembras tienen 65 cm de mínimo. Suele pesar más de 50 kilos, aunque algunos superan incluso los 90.

Cuidados especiales


El perro San Bernardo necesita comer de forma abundante en cada comida, y también es indispensable que seas muy cuidadoso con el aseo. Especialmente importante es limpiarle la boca y los ojos con mucha frecuencia, ya que tiende a tener problemas en esa zona. Es propenso a los problemas circulatorios y oculares. Es un perro que resulta muy fácil de adiestrar.

Personalidad

Esta raza es lo que aparenta cuando lo ves, un perro muy tranquilo, pacífico y bonachón. Es muy cariñoso, leal y devoto con las personas con las que convive. Siente especial interés por los niños, y se llevan muy bien. Se adapta muy bien a las exigencias de la persona que lo entrene, aunque muchas veces puede mostrarse terco, especialmente si en ese momento no le apetece hacerlo. Tiene un olfato excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *