Ejercicio físico para los gatos


Párate a pensar en lo que hace tu gato la mayor parte del día. Sí, la mayoría del tiempo está tumbado viendo cómo pasan las horas. Los gatos también necesitan ejercicio físico si quieres que se mantengan de forma saludable. Pero claro, aquí el dueño tiene un papel muy importante, que muchas veces por falta de tiempo es imposible realizar.

Lo que ayuda en este proceso es que los gatos son cazadores naturales. Los juegos resultan así más fáciles, ya que para él no será muy difícil imaginar con cualquier objeto que es la presa que tiene que cazar. No pienses que sacarle a la calle a pasear es una buena solución. Es muy raro que un gato se deje poner una correa y se deje pasear. A la mayoría de los gatos les hace pasar un mal rato que si se lo podemos evitar, mucho mejor.


Una buena solución para que tu amigo se mueva es buscarle un compañero de piso, es decir, buscarle otro gatito para que se lo puedan pasar muy bien juntos. Esa solución debes pensarla con detenimiento ya que debes tener muy bien atendidos a los dos animales. Ten cuidado con las edades; no es muy aconsejable meter en casa un cachorro cuando tu gato ya es bastante viejo. Se terminará acostumbrando pero el proceso puede ser duro para los dos.

Invierte en algunos juguetes. En las tiendas de animales encontrarás un montón de juguetes para tu mascota. Algunas tienen la forma de ratón y seguro que le encanta. Recuerda que debes procurar jugar con él y con su juguete. Verás que carreras se pega cuando se lo lances por la casa y tenga que correr para poder cazarlo.

¿Por qué el gato no utiliza su caja de arena?


Los gatos son unos de los animales más limpios, pero a veces deciden que no quieren hacer sus necesidades en su caja de arena. Algunos de los motivos más normales suelen ser:

– Su caja está de demasiado sucia. Esta es la razón más común. Limpia sus desperdicios a menudo y seguro que tu amigo no tiene ningún problema.

Estrés. Si habéis realizado algún cambio en la casa o simplemente os habéis mudado puede que el gato este nervioso y tenga que acostumbrarse a los cambios.

– No les pongas la comida y su agua junto a la caja. No les gusta hacer sus necesidades al lado de donde comen ¿le gusta a alguien?


Neutraliza el olor. Como te hemos dicho son muy limpios y el mal olor les desagrada.

– El felino no sabe dónde está su caja de arena. Esto es muy normal en los gatitos recién llegado a su nueva casa. Coloca la caja en un lugar limpio, accesible y con una ubicación relativamente tranquila. Muéstrale donde se encuentra.

– Simplemente está marcando territorio. Esto no suele pasar si el gato está esterilizado. En las épocas de celo un joven macho puede experimentar la necesidad de marcar todos los sitios por los que pasa. Este problema, sino se esteriliza al gato, es bastante difícil de solucionar.

– Si siempre a utilizado su caja y de repente deja de hacerlo, puedes consultar con tu veterinario. Tal vez el animal esté llamando tu atención para avisarte de algún problema que tenga.

Alimentar a tu gato


Alimentar a tu gato como si fuera una persona puede ser muy peligroso e incluso mortal. Los gatos tienen necesidades nutricionales únicas. Deben comer productos con altos contenidos en proteínas y grasas, pero recuerda que su dieta debe ser baja en hidratos de carbono. No debes alterar el equilibrio nutricional de tu gato. Aquí tienes algunos de los alimentos que son más perjudiciales para tu gato.

– Los gatos comen poco glutamato o ácido benzoico que principalmente se encuentran en las hortalizas.

– Uno de los alimentos más peligrosos es el chocolate. El chocolate contiene teobromina, que es extremadamente tóxico para estos animales. Sólo se necesita 1/2 onza de chocolate para causar la muerte de un gato. Los síntomas de la ingestión de chocolate incluyen babas, temblores musculares, taquicardias y diarrea.


– Las cebollas les causan anemia porque destruyen los glóbulos rojos. Como resultado, el oxígeno en el cuerpo del animal no circula correctamente y el cuerpo no puede funcionar bien. El ajo también puede causar problemas, pero en general es menos tóxico para el gato que las cebollas. Los síntomas de la anemia producida por la ingestión de cebollas son: debilidad, jadeo, pérdida de peso y letargo.

– La carne cruda de aves de corral puede ser poco saludable para tu amigo. Estas carnes pueden contener bacterias y parásitos que pueden causarle graves problemas de salud.

– El pescado crudo puede contener tenias que, una vez ingeridas por el gato, interfieren en sus funciones digestivas.

– La leche puede provocar trastornos digestivos. Los gatos no tienen las enzimas necesarias para descomponer la lactosa de la leche.

Otros alimentos nada saludables para tu gato son: hígado, huevos crudos y los frutos secos.

Curiosidades sobre gatos


Piensas que lo sabes todo sobre tu gato, ¿verdad? Pues puede que eso no sea cierto. Los gatos son un perfecto animal de compañía pero son bastante misteriosos y hay muchas curiosidades sobre ellos que no todo el mundo conoce:

– Los gatos domésticos son unos grandes corredores y pueden llegar a correr a una velocidad de 35 km/h.

– Estos gatos gastan casi el 30% de sus vidas aseándose. Curioso, ¿verdad?

– Cuando un gato se lava puede llegar a salivar la misma cantidad de líquido que cuando orina.

– Los gatos y los seres humanos tienen en su cerebro las mismas regiones dedicadas a las emociones.


– Hay 33 razas de gatos domésticos y más de 500 millones de gatos domésticos en el mundo.

– Su corazón late dos veces más rápido que el de los seres humanos.

– Durante su vida, una gata puede llegar a tener cerca de 100 gatitos.

– Los gatos casi nunca “ronronean” a otros gatos. Ese sonido lo reservan para “sus” seres humanos queridos. Así que siéntete halagado cuando tu amigo te ronronea.


– El promedio de gastos de veterinario para el mantenimiento de un gato sano es de unos 60€ al año. Esto significa que no es demasiado el gasto económico que supone mantener un gato. Todo depende de su salud.

– Un gato tiene en total unos 230 huesos. Un ser humano tiene 206. Un 10% de los huesos de los gatos se encuentran en la cola.

– Poseen entre 60 y 80 millones de células olfativas. Nosotros solamente tenemos entre 5 y 20 millones.

Enseñar a nuestro gato


Antes de comenzar con la educación de tu gato debes recordar que él no es una persona, pero que él sí te conocerá como un gato más grande. Intenta ver las cosas desde su punto de vista para lograr entender por qué hace ciertas cosas. Otra cosa muy importante que siempre debes recordar es no golpear a tu mascota. Da igual que sea perro, gato o lo que quieras.

Es mejor que durante el aprendizaje nunca pegues al animal ya que las palabras tienen mayor efecto en la enseñanza. A los gatos, además de intentar hacer que entiendan palabra sueltas como “SI”, “NO”, etc. puedes hablarles con frases más largas. Los gatos sobre todo se centrarán en tu entonación. Pero lo que nunca debes olvidar es que los gatos son totalmente independientes, y que enseñarles órdenes como a los perros es muy difícil por no decir casi imposible.


Es poco probable que consigas que un gato vaya hacia ti por darle una simple orden. Sin embargo, un gato que sabe que será cariñosamente acariciado, cepillado con ganas, y complacido con los juegos que más le gustan seguro que sale a recibirte y cuando digas su nombre para, por ejemplo, ponerle la comida, se acerca rápidamente hasta donde tú estés.

Ninguna mascota se acercará a ti si le gritas o piensa que, por tu comportamiento, va a ser castigado. Como curiosidad, comentarte que los gatos responden mejor a los nombres que terminan en una “e“.

El lenguaje corporal de los gatos


Es más difícil saber el estado de ánimo de un gato que de un perro. Tal vez esto sea por lo misteriosos que llegan a ser estos animales, pero prestando un poco de atención a sus movimientos y gestos podemos llegar a conocer mejor a estas mascotas.

Como sucede en los perros, una cola bien levantada significa felicidad, pero una cola caída o entre las patas significa tristeza, enfermedad o miedo. Si la cola de tu gato está como “inflada”, cuidado, puede que esté enfadado por algo y está listo para lanzarse y quitar el problema de en medio. Si ves esa cola menearse, nuestra mascota está alerta, así que no le pierdas de vista para ver qué es lo que quiere hacer.


Si tu gato se sienta con los ojos medio cerrados, parpadeando lentamente e incluso ronroneando, eso significa que está muy a gusto. Otro punto del que debes estar pendiente es de la posición de sus bigotes. Si ves que los mueve rápidamente es que está preparado para cazar, seguro que su presa es una mosca o un pequeño bichito que ha detectado. Recuerda que mientras que el bostezo en el mundo humano se puede tomar como un gesto grosero, en el mundo gatuno es considerado como un signo de tranquilidad, así que no te ofendas.


Debes tener presente que hay cosas que no les gustan demasiado, como por ejemplo llevar collar y el agua. Puede que tu gato se siente frente a la ventana y le veas mover el rabo mirando por ella, pero eso no significa que quiera salir, simplemente está entretenido.