Alimentación de una gata embarazada

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando las mujeres estamos embarazadas necesitamos un aporte extra de energía que nos llega por medio de la alimentación, y en muchos animales sucede exactamente lo mismo. Ese es el caso, por ejemplo, de las gatas, que al estar en estado necesitan más proteínas, calcio y energía para que la gestación pueda tener un buen desarrollo. El aumento o disminución del apetito es muy importante y cambia según la fase del embarazo.

Durante el embarazo, las gatas necesitan acumular una reserva de grasa para alimentar a sus futuros cachorros, por lo que su alimentación es muy importante y debe ser especial. Necesitará un pienso específico que le dé más energía de la habitual, y es el mismo pienso que se utiliza con los gatos cachorros. Utilízalo ya desde el primer día de la gestación. Las vitaminas o suplementos no hacen falta a no ser que tenga un peso muy bajo.

Su peso ideal


La felina debe estar en su peso ideal antes del embarazo, y una vez que ha parido deberá conservar un 25% de la grasa corporal que ha aumentado con la gestación para poder amamantar a sus cachorros. Es muy importante que la gata no tenga sobrepeso antes de quedarse preñada, ni tampoco debe estar muy delgada. Estando en su peso ideal será más fácil la gestación, y además se ajustará mucho mejor a su peso adecuado.

Su apetito

La gata suele atravesar diferentes fases durante el embarazo en lo que a su apetito se refiere, siendo habitual que aumente mientras los cachorros se están desarrollando en el útero, ya que en ese momento necesita más energías. Por el contrario, al final de la gestación, la cavidad estomacal está presionada y eso hace que el apetito disminuya ya que apenas hay espacio al estar sus crías dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *