Adiestramiento de un pastor alemán

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El pastor alemán es uno de mis perros favoritos, quizás porque tuve uno durante muchos años y desde entonces le cogí un cariño muy especial. Además, pocas razas tiene la gracia y la majestuosidad que tiene ésta, demostrando con sólo una mirada que tiene mucha fuerza. De todas formas, por mucho poder que tenga y por mucho que parezca en algunos momentos un perro amenazante, lo cierto es que es se adiestra fácilmente.

Esta raza es muy inteligente y tiene muchas ganas de agradar a sus dueños, dos cualidades que hacen que quieran aprender rápidamente y que lo puedas entrenar en menos tiempo que a cualquier otra raza. Sigue leyendo para descubrir cómo.

Consejos para adiestrarlo


Lo ideal es empezar cuando es un cachorro, aunque si es más mayor también puede hacerse. De todas formas, si lo haces siendo cachorro podrás moldear su personalidad y comenzar a desarrollar una fuerte relación de confianza con él. Juega con él de vez en cuando para que se acostumbre a estar contigo y perder el miedo, ya que cuando lo tienen es cuando muerden.


Haz que se gire sobre su espalda en el suelo, lo que es una muestra de sumisión a ti y estará listo para ser adiestrado. Sea como sea, lo ideal es que su primera clase sea entre las 8-10 primeras semanas de vida. Sólo una persona debe ser la encargada de su adiestramiento, así que decide si lo harás tú o será un especialista. Para ellos sólo hay un maestro, y siempre responderá a sus órdenes con facilidad. Una vez que haya crecido ya acatará órdenes del resto de la familia.


Es recomedable que coma antes del entrenamiento, aunque también es recomendable tener alguna golosina para después. Cuando le enseñes una orden y la cumpla, dale una golosina o galleta para que sepa que está bien hecho. Los perros tienen mucha memoria, así que pronto sabrá que cuanto más aprenda más premios se llevará.

Las sesiones

No pases más de 20 minutos en cada sesión de entrenamiento, ya que su capacidad de atención es limitada y se cansará. Su fase de aprendizaje tiene que ser feliz, así que será beneficioso para los dos que sean sesiones cortas pero muy bien aprovechada. Por último, no es recomendable que le enseñes más de una orden por sesión ni que pases a la siguiente orden si todavía no ha aprendido bien la anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *