Accidentes domésticos muy peligrosos para los perros

Share on Facebook27Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Los accidentes domésticos son inevitables en muchos casos, ya que por mucho que siempre tengas cuidado se trata de accidentes, por lo que lo lógico es que sean imprevistos. En el caso de los perros, están tan expuestos como las personas o quizás más, ya que muchas veces ni te enteras de que están a tu lado y se te puede caer algo encima de ellos, aunque hay muchos otros factores que los provocan.

Quemaduras, cortes, electrocuciones, intoxicaciones, golpes… todos ellos son las principales consecuencias de los accidentes domésticos, y en muchos casos pueden ser muy peligrosos y poner en grave riesgo la vida de nuestra mascota. El jardín y la cocina son los lugares más propensos a este tipo de accidentes, pero en realidad podrían suceder en cualquier estancia y en cualquier momento.

Los más peligrosos

Ingestión de comida: por muy bien alimentado que esté tu perro, siempre intentará comer comida casera, rebuscando en la basura o poniéndote carita de pena mientras comes tú. El robar comida es una de las principales causas de la gastroenteritis en perros, y puede ser muy grave si lo que ha ingerido es chocolate, huesos, cebolla, cordero o cualquier alimento que puede resultar tóxico para los canes.

Ingestión de objetos: a todos los perros, especialmente a los cachorros, les gusta coger todo tipo de objetos en casa: móviles, calcetines, mandos a distancia, juguetes, zapatos… Al morderlos suelen comerse una parte, lo cual puede ser muy peligroso y causar una grave intoxicación.


Intoxicación con productos de limpieza: los productos de limpieza y las plantas pueden causar intoxicaciones muy importantes, llegando en algunos casos a provocar la muerte. Los productos deben estar siempre fuera de su alcance, y si crees que ha ingerido alguna sustancia tóxica llévalo de inmediato al veterinario. Si vomitara, coge una muestra para que la puedan analizar.

Electrocuciones: los cables también suelen ser muy atractivos para los perros, y al mordisquearlos pueden sufrir descargas eléctricas que pueden tener graves consecuencias. Los cachorros menores de un año son los más propensos a morder los cables.

Quemaduras: uno de los accidentes domésticos más habituales con los perros es que sufran quemaduras en la cocina, especialmente si tú estás con algún caldero caliente y te tropiezas con él. Evita que el perro esté en la cocina mientras estás cocinando, e incluso es recomendable que no esté si no es con tu supervisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *